El uso del “e-mail” como prueba en los procesos judiciales.

Ya han pasado dos mil años (2000) desde que se escribiera por vez primera aquello de Quodscriptum, scriptum est, pero la idea es plenamente aplicable. En nada cambia que se use un pergamino, una tablilla o el teclado de una computadora: lo escrito, escrito está

A lo largo, de mis ya casi 13 años de litigio, en nuestros tribunales, centros de arbitraje nacionales e internacionales, he sido testigo de como la aportación de correos electrónicos, ha puesto de manifiesto el valor probatorio que este tipo de comunicaciones puede llegar a tener frente aun tribunal. De aquí, lo que resulta interesante es analizar el plano jurídico,así como los efectos que pretenden alcanzarse con esta prueba, qué la refuerza y qué la desvirtúa.

El correo electrónico se considera, a efectos procesales, como un “documento privado” articulo 1101 del Código Judicial de Panamá, de lo que se deriva que, si la parte que se pueda ver perjudicada por su contenido no los impugna, los correos electrónicos “harán prueba plena en el proceso”; si hay una impugnación de la su autenticidad, deberá practicarse la prueba  que resulte pertinente para determinarla y, en función del resultado, el juez “valorará conforme a las reglas de la sana crítica” el correo en cuestión, salvo que que de acreditado que dicho correo era falso, en cuyo caso carecerá de valor probatorio alguno, como es lógico.

Sobre la base de lo anterior, puede resultar interesante preguntarse antes que nada qué acredita un correo electrónico cuando el mismo se considera auténtico.

Para nuestra Corte Suprema de Justicia, un correo electrónico prueba que un determinado mensaje se ha enviado desde una determinada cuenta emisora a una determinada cuenta receptora. ¿Nos garantiza esto que una persona ha enviado un correo a otra? No necesariamente: si pensamos en un ordenador situado en una oficina abarrotada de personas, no resulta imposible que una persona envíe un mail desde la cuenta de otro.

De ahí que el juez, incluso cuando el correo es auténtico y un perito ha demostrado que, efectivamente, se transmitió de una cuenta a otra, deba aplicar las reglas de la sana crítica en lugar de considerarlo prueba plena, que es lo que ocurriría si ese supuesto emisor o receptor del mensaje lo hubiera reconocido como auténtico en un proceso.

El juez deberá tener en cuenta, que circunstancias adicionales al mero envío del correo ocurrieron, para considerar si representa una auténtica prueba de los hechos discutidos. Será necesario estudiar si el hardware, ya sea este PC, celular (smartphone), table (Ipad, Androrit, etc.), desde el que se ha enviado es de uso privado o pueden acceder terceros, si estaba en casa o en la oficina o en un cibercafé, si tiene claves de acceso o no las tiene, si se ha enviado desde una computadora o desde un celular… y cualquier otro elemento que pueda tener relevancia a la hora de considerar que una determinada persona ha sido, ciertamente, emisora o receptora de un determinado mensaje.

Adicionalmente a todo elloese vidente que aquél quien quiera utilizar esos correos electrónicos como prueba de sus pretensiones en un juicio debe tomar, por sí mismo, las medidas más oportunas para dotarlos de la eficacia probatoria pretendida.Si se limita a aportar una impresión en papel del correo, poca eficacia podrá obtener si la otra parte lo impugna diciendo, por ejemplo, que el contenido de esa impresión -fácilmente manipulable – no corresponde con el correo adicional.Por ello, es muy conveniente aportar pruebas sobre la autenticidad del correo.Por así decirlo, es aconsejable probarla prueba.

Existen peritajes realizados por empresas operadoras que certifican el contenido del mensaje, el momento exacto de su envío, la cuenta del emisor y la cuenta del receptor. Lo hacen valiéndose, además, de códigos alfanuméricos que acreditan -para los ojos expertos- que toda esa información certificada es veraz.  Cabe también la posibilidad de aportar al juicio un peritaje informático que acredite ya de entrada la autenticidad de los correos electrónicos, a fin de disuadir a la otra parte de una eventual impugnación y, con ello, facilitar ese efecto de “prueba plena” que resulta tan deseable conseguir.

No está de más, contar con la presencia de un notario que levante un acta del modo en que se trata toda aquella información y que refleje que, efectivamente, aquel correo está en aquella bandeja de entrada. Sin embargo, lo único que probaría el acta notarial sería la existencia de unos correos en una bandeja de entrada o en una determinada carpeta electrónica y, a lo sumo, podría dejar constancia de la fecha en que-según se viera en el ordenador- podrían haber sido enviados o recibidos.

En resumen,ninguna de estas prevenciones conseguirá probar de forma incuestionable que verdaderamente fue una determinada persona quien escribió o recibió el correo pero, sumadas a las circunstancias antes expuestas, harán que resulte muy razonable pensar que sí lo hizo o que sea más verosímil pensar que no fue así.Tal vez la declaración de testigos o, mejor aún, una grabación en vídeo que acreditase esa autoría del correo sería el modo más óptimo de ir sumando elementos de autenticidad al correo electrónico aportado, aunque no siempre será fácil contar con este tipo de pruebas adicionales sobre la prueba electrónica. Se tratará de saber si, con todo ello, se puede ir acercando a Ricardo y a Ricardomartinelli@correo.com hasta dejar claro que coincidieron a la hora de enviar o recibir el correo o que,aplicando las reglas de la sana crítica, resulte la opción más plausible.

Con todo, expuestas todas las salvedades anteriores, el correo electrónico es un medio de comunicación más y más utilizado cada día y, por tanto, es un potencial productor constante de pruebas.  Desde el punto de vista jurídico, es recomendable por tanto ser muy conscientes de lo que supone enviar o recibir un correo electrónico, habida cuenta de la trascendencia que el mismo podrá tener en caso de un eventual litigio. Salvo que se pruebe su falsedad, partimos de la premisa de su autenticidad, por lo que no está de más una reflexión final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s